Cuidado de tus joyas

La joyería es en principio el adorno a nuestro cuerpo,  siempre  refleja nuestra propia personalidad y es muy común que nos preguntemos como preservarlas para que perduren un largo tiempo.

Las joyas no pueden estar en un lugar escondido, sino cumpliendo su misión,  aportarnos belleza; Sin embargo en en este venir y hacer de nuestros tiempos las joyas sufren el vaivén de la vida. A continuación te explicamos algunos pasos sencillo de cómo cuidar tus joyas y cuando acudir a un experto para volver su brillo.

Mantén tus joyas ordenadas y en el mismo lugar, siempre alejadas de cualquier producto, perfume, y otras joyas, así evitaras que se rayen y cambien de color.

Los problemas más  comunes en las joyas aparecen cuando no se limpian de manera adecuada después del uso, toma en cuenta que hay joyas que no funcionan para uso diario; puedes usar un poco de agua tibia con jabón neutro y apoyarte con un cepillo de dientes finos,  cuidando de no estropear las piedras o engarces;  por ningún motivo hiervas las joyas en el jabón.

Evita someter tu joya a esfuerzo y golpes;  sobre todo si tus piezas  son demasiado delicadas y finas; no las uses para realizar esfuerzos o tareas en las que se expongan a daños.

Evita dormir con tus joyas puestas; se pueden doblar permanentemente, además de  sufrir daños irreversibles e irreparables.

Evita manchas no deseadas en tus joyas lavándolas después del uso  en especial personas con sudoración excesiva. También evita el contacto con cloros, ácidos, tintes, perfumes ya  pueden cambiar de color o pueden manchar tu piel.

Puedes pulir moderadamente tus joyas de manera regular con un paño especial de venta en tu tienda, esto sirve  para detener la oxidación causada por el medio ambiente.

Evita usar tus joyas en albercas, spa, y playas,  ya que se pueden deslizar fácilmente y oxidar con los elementos  del ambiente.

Ten en cuenta que algunas joyas de platas tienden a envejecer de manera natural aportando un fabuloso atractivo vintage a tu pieza.

El oro Blanco necesita un cuidado especial ya que con el uso la capa de Rodio que la protege puede desgastarse y notarse un poco amarillenta. Esa capa fina de metal blanco llamada Rodio se puede restaurar de nuevo y  re-establecer su brillo y blancura.

 Es muy importante saber que esa capa debe protegerse de  abrasiones y daños permanentes que no podrán ser resueltos con la capa de rodio.

 El oro blanco se compone principalmente de oro amarillo y otras partes de Plata, Paladio y aleaciones especiales, esa es la razón del por qué tiende a ponerse amarillo con el tiempop,  la o las piezas necesitas de remplazar de vez en cuando la capa de Rodio que le da su blancura . Por esos puedes apartar una cita con nuestros expertos y ellos te dirán que hacer en estos  casos más complejos.

Por ultimo realmente disfruta tus joyas y déjalas expresar lo que en realidad eres en tu interior.